10 MINUTOS EN LA SILLA


Tras unos pocos segundos de forcejeo Jorge Páez, director de la revista de arte y literatura "Mombaça", fue obligado a subir al Castigador Ortomático. La misión de esta diabólica máquina de tortura es anular cualquier inquietud de transgresión cultural. Las sesiones están calculadas en torno a las 6 ó 7 horas para garantizar un alienamiento del 100 %. Con él sólo hicieron falta 10 minutos. A los 5 minutos dijo: "Quiero volver a ver El Guardaespaldas, ¿la alquilamos?". A los 7 minutos tarareaba canciones de Bisbal. A los 10 minutos, los efectos, irreversibles por completo, le hicieron decir: "Me tengo que ir, pronto empezará la misa de las nueve y todavía me tengo que poner los zapatos." Una pérdida irreparable.